La historia se sobrepuso.

Por: Javier Olvera | SOMOS 12

Sábado 24 de Mayo de 2014, Lisboa, Portugal.

Real Madrid vence al Atlético de Madrid 4 – 1 y se proclama nuevo monarca de Europa.

Un partido trabado y poco lucido en la final de la UEFA Champions League se presentó en la cancha del estadio Da Luz, ante un aproximado de 65,000 aficionados, se sabía que para quien ganara este partido sería algo más que histórico, un derby madrileño, que por un lado el Atlético buscaba su primer conquista de Europa y por otro, un más que obsecionado Real Madrid iba por esa décima “orejona” que sin duda era lo que más había anhelado los últimos años.

El encuentro arrancaba disparejo un Real Madrid que era amo y señor de la pelota en los primeros minutos que incluso tuvo la oportunidad de marcar por conducto de Gareth Bale quien erraba su disparo de una forma vergonzosa.

El conjunto merengue insistía, apretaba, ante un Atlético que cedía la iniciativa pero que siempre mordía en su forma de marcar, un equipo colchonero dolido pues apenas a los 9 minutos habían tenido que sacar a su goleador Diego Costa luego de resentir una lesión que lo aquejaba de días antes.

Poco hacía el Atlético de Madrid para merecer la anotación, pero tal vez el empuje de su técnico y ese fiel estilo de jugar al cual no iban a renunciar era lo que daba ligeras esperanzas de abrir el marcador, y si, al minuto 36, golpe de autoridad por parte de Diego Godin, un cabezazo poco certero en el área que termina adentro gracias a un error de Iker Casillas quien busca anticiparse con una mala salida. El Atlético de Madrid de la mano de Godin parecía repetir la historia luego de que apenas hace una semana se llevaban la liga gracias al charrúa.

El partido transcurría y “Carletto” decidió echar mano de sus hombres del banquillo lanzando al terreno de juego a Marcelo, Isco y Morata, la desesperación era evidente el vendaval blanco se hacía notar en el partido, un Atlético que veía tan cerca y tan lejos el ansiado título europeo trataba de ir adelante con algunos destellos por parte de Gabi, Koke y el revulsivo Jose Sosa, sin embargo al minuto 93, Sergio Ramos colocaba la esperanza luego de hacer un remate magistral que vencía el marco de Thibaut Courtois, mandaba la final a la prórroga.

El titulo se les escapaba a los Pupilos de Diego Simeone, una vez más como en 1974 les estaban empatando el partido a los colchoneros en los últimos minutos.

El Atlético encaraba el tiempo extra viendo como el Madrid intentaba buscar el descuento, los colchoneros cada vez defendían más cerca de su guardameta y parecía ya imposible conseguir un segundo gol, el grito de si se puede por parte de la afición colchonera motivaba a los del “cholo” Simeone a conseguir el título por lo que no veían mal llegar a tanda de penaltis pues era la única opción para que un fundido y desgastado equipo rayado consiguiera la copa de Europa, pero la cosa sería distinta, y en el segundo tiempo extra Di María hacia un desborde que lo dejaba mano a mano ante el guardameta Courtois quien lograba atajarle su disparo sin embargo en el contrarremate llegaba Bale quien había tenido una noche sombría luego de fallar al menos 3 claras de gol y le daba el descuento que casi liquidaba el partido.

Pero por si fuera poco Real Madrid buscaría coronarse a lo grande y al 117 por conducto de Marcelo  quien con un disparo raso  pondría el 3 -1 para finiquitar el partido. Ya casi finalizado el partido un error de Juanfran provoca un penal sobre Cristiano Ronaldo, el mismo portugués define desde los 11 y con un festejo vergonzoso, poco digno de aplaudir ponía el 4 – 1 definitivo que le daba la décima a los merengues.

Deja una respuesta