¿Es clásico?

Monterrey, N.L., 2 de Octubre de 2104

Por: Denisse Benítez

La palabra clásico según la Real Academia Española tiene nueve significados diferentes. Uno dice ‘típico, característico, que no se aparta de lo tradicional’. Y otro menciona “Competición hípica de importancia que se celebra anualmente.” Basándonos en esta última, los partidos de Santos en contra de cualquiera de los equipos regios podrían considerarse un clásico.

Hay una variante de opiniones increíble respecto a este tema, unos se sienten incluso indignados cuando alguien menciona que estos encuentros podrían ser un derbi, pero otros lo afirman sin pensarlo. Dejando de lado la definición oficial, y considerando que la mayoría de las palabras del mundo suelen tener una interpretación diferente a la estipulada en un diccionario debido a la manera en la que la gente la va deteriorando, entendemos que un ‘clásico’, en el fútbol y en la mayoría de los deportes, es un partido en contra de un archirrival, en el que los jugadores dan el doble y disputan mucho más que unos cuantos puntos. Ponen en juego sobre todo el orgullo de los hinchas, y por supuesto cientos de cosas más que estos suelen estar dispuestos a apostar.

En los últimos años, Tigres, Rayados y los Laguneros, además de las dos veces ya programadas por año, se han estado topando sobre todo en encuentros de eliminación, y esto es lo que ha generado ese sentimiento extra que no sientes cuando se ven las caras con otras escuadras, que es sin duda síntoma de clásico. Si bien, es precisamente esa rivalidad la que no le permite a la mayoría de los aficionados de los tres equipos, aceptar que estos juegos son de mayor interés que el resto, al no querer darle importancia a lo que ellos dicen es un club más. Que por supuesto, no es.

Dejando de lado las distintas opiniones que puedan surgir, deberíamos todos, como norteños, estar orgullosos del interés que esta zona del país ha generado en los últimos tiempos. Los reflectores dejaron de estar en el centro y cada vez son más atractivos los enfrentamientos de estos clubes. Es una incógnita que nunca se podrá resolver, y como todo en este deporte, termina quedando al parecer de cada quien.

Es precisamente esto lo que lo hace, para mí, el deporte más lindo del mundo. Nada está dicho, nada es reglamentario, nada es ‘porque así debe de ser’, están tan relacionados los errores humanos en las decisiones trascendentales y en estas, que no son más que temas que salen a relucir en la sociedad, que se discuten, se debaten, analizan y vuelven a terminar en donde empezaron. ¿Fue penal? ¿Anularon bien el gol? ¿Es el mejor jugador del mundo? ¿Es un clásico? No se sabe, no se sabrá, y no importa, sigue siendo hermoso, lo más hermoso.

Deja una respuesta