El efecto Copa Libertadores

Por Mauricio Echeverría

19 de febrero del 2014

Aficionados, clubes, directivos, jugadores, medios de comunicación y casi todos concordamos que la Copa Libertadores es un torneo de gran resonancia a nivel internacional y que es uno de los niveles más altos de fútbol competitivamente hablando.

A lo largo de la historia de nuestro fútbol, se ha hablado de una internacionalización y de que los demás países puedan ver al fútbol mexicano como un rival que no solo compite, si no gana y genera respeto y miedo al rival.

El inicio en esta edición de la Copa Libertadores no pudo ser mejor para los equipos mexicanos. Por un lado, el actual campeón de la Liga MX, el club León, le gano a un equipo durísimo y fuerte como lo es el equipo de Flamengo, y demostró que los de Guanajuato seguirán con su fútbol rápido, dinámico y ofensivo que los caracteriza. Y que decir del Santos de la Laguna, que su primer partido en casa derrotó al Arsenal de Sarandí generando algunas dudas, que fueron eliminadas al ver el grandísimo triunfo de ayer, en un estadio mítico como lo es el Centenario, y ante un equipo histórico como lo es el Peñarol, que a pesar de no ser tan fuerte como en tiempos pasados, no deja de ser peligroso y difícil.

Equipos como Tigres y su estratega Ferreti, han decidido no darle importancia a todo tipo de torneos de copa, poniendo de excusa los viajes, el cansancio y el enfoque que se le da a la liga local, dejando en vergüenza el fútbol del país y sobre todo al club, y es donde una pregunta en especial se genera ¿donde están los directivos que quieren que su equipo sobresalga y ponga en alto el fútbol mexicano?

Dos equipos como Cruz Azul y Chivas han estado a un paso de conseguir la gloria de este título, y otro como Pachuca sabe lo que es ganar un torneo de Sudamerica, pero la Copa Sudamericana, aunque de ahí en adelante, cuando un equipo mexicano se paraba en cualquier cancha, generaba un poco más de respeto.

¿Que se ganaría con una Copa Libertadores? Hay demasiadas cosas, cosas valiosas, generosas y muy importantes. No solo se conseguiría un título, pondrías a tu país en otro nivel, tendrías el respeto de todo un continente entero, y por que no, del mundo en su totalidad.

Deja una respuesta