El arbitraje en el fútbol mexicano.

Por Orlando Echeverría.

Viernes 10 de enero del 2014, Torreón Coah.

Estamos en la época de todos contra el árbitro, en la época de si pierdo un partido la culpa es del árbitro y es que las constantes equivocaciones de los silbantes hacia ciertos equipos favoreciendo a otros ciertos equipos ha generado polémica y mucha tensión dentro del fútbol mexicano.

¿Dónde está el problema en el arbitraje? Sin duda el problema más grande se encuentra dentro de la Comisión Disciplinaria al no tener gente conocedora del arbitraje y que sepa manejar este tipo de malos momentos, que haya vivido la presión dentro del campo, que sepa lo que es tomar una decisión en el último minuto, que sepa lo que es ser árbitro. El  presidente de la Comisión de Árbitros, Rafael Mancilla, no puede salir y decir que las televisoras le piden árbitros no perfectos, porque eso les da rating, ¿qué absurdo no? Nadie dice que hagan mal su trabajo, pero no lo puedes hacer bien, si no sabes de él.

Otra cosa de la que nos queda totalmente claro, y no solo en México, si no que alrededor de todo el mundo, es de que los futbolistas y el mismo fútbol, han superado por completo a los árbitros. Velocidad, fuerza, despliegue físico, ‘maña’, colocación y evolución es lo que los árbitros les ha faltado para poder estar al nivel del fútbol.

Con la actual velocidad con la que se juegan los partidos se les ha complicado mucho, y la tecnología que se supone que sirve para ayudar, solo ha terminado por exhibir sus errores (a veces errores garrafales), los cuales van de un gol anulado, a un penal no marcado, a faltas inventadas y expulsiones injustas. No faltará el que diga que la tecnología es la solución, pero a mi parecer la razón de que el fútbol es perfecto, es porque es un deporte imperfecto, donde errores de jugadores, arbitro y técnicos hacen que tanta gente ame y hable cuando el balón rueda sobre el campo. Y es que hay que decirlo, los jugadores tienen gran culpa en esto, ya que al tirarse, al inventar y al presionar al silbante han ensuciado el fútbol.

La soberbia, orgullo e intento de protagonismo de muchos silbantes, han mermado el crecimiento de los árbitros, el cual actualmente parece ir en decadencia.

Lamentablemente el trabajo para los nazarenos se les ha ido complicando con el paso del tiempo. La tecnología, medios de comunicación, engaños de los jugadores, falta de preparación de ellos mismos y sobre todo un inoperante trabajo de su comisión ha generado que hoy en día el arbitraje solo sirva para ser objeto de críticas y culpas.

Deja una respuesta