Chivas y Atlas, la luz y sombra de Guadalajara

Francisco Flores 
Se abrió una edición más del clásico más antiguo del fútbol mexicano, Atlas recibía en calidad de local a su rival más odiado para ello prepararon una fiesta llena de luces y colores, del otro lado Guadalajara que tan bien con una gran afición pero no más que la de los rojinegros su afición llego envuelta en un colorido carnaval, recordando viejos momentos cuando el estadio Jalisco era su casa.
Con el estadio lleno comenzó el juego y las emociones de ambos aficionados se dejaron ver, Chivas comenzó con su dominio y sobre todo explotando la banda de Isaac Brizuela que después de varios partidos regresaba a la titularidad, los de al academia tuvieron la primera fuerte de peligro a pesar de que los rojiblancos dominaba el en cuentero y en un remate de cabeza de Barragán hizo que Cota apareciera por primera vez en la noche, los visitantes se dieron cuenta de que tenían que aparecer en el marcador y fue en un penal cobrado por Angel Zaldívar con gran categoría  se pondrían en ventaja, los dirigidos por José Guadalupe Cruz estaban  extrañados por la cara que su rival les estaba mostrando tanto así que con un error de Oscar Ustari les dio pie para que cayera el segundo gol a cargo de Orbelin Pineda quien aprovechó el remate fallido de su compañero para en una segunda oportunidad solo lo empujara el autor. 
Para el tiempo complementario el Guadalajara continuaría con el dominio del balón aún que con una notable baja de juego pero sin renunciar a la posición del esférico, Atlas tardó en aprovechar el momento de relajación que vivía en el partido Chivas pero consiguió un gol que diaria la ilusión a los aficionados de poder empatar el encuentro de manera dramática.
Al final no les ajustaría para empatar y con esto concluyó la racha positiva conseguida desde Abril del ańo pasado donde los rojinegros no conocía la derrota, en su parte contraria del partido los rojiblancos además de salir con los 3 puntos del Jalisco y la felicidad de ganarle a uno de los rivales a vencer cada temporada, consigue una motivación extra para enfrentar el próximo sábado al rival más odiado.

Deja una respuesta