PUMAS 0-0 VERACRUZ: LA CASA NO SIEMPRE GANA

Pumas y Veracruz comenzaron el Clausura 2019 con un empate sin goles en el Estadio Olímpico Universitario, en un resultado que para los locales sabe a derrota y para los visitantes es oro puro en la lucha por el no descenso.

Los universitarios iniciaron mejor el encuentro y fue al minuto 7′ cuando Felipe Mora encontró en el área un gran servicio de Pablo Barrera para poner el primer gol en el marcador, la afición felina explotó, el equipo fue a festejar a una esquina y el sonido local confirmaba la anotación pero todo fue extra, el árbitro decidió anular la jugada luego de revisar la acción en el VAR.

Pablo Barrera, el capitán de los Pumas, era el jugador más insistente en el terreno de juego. El “8” universitario generó dos jugadas más de peligro en menos de 5 minutos, primero asistiendo a Carlos González en un remate que pasó desviado y luego con un potente disparo de pierna derecha que exigió al máximo a Sebastián Jurado, el arquero escualo. Fue el propio Jurado quién minutos más tarde realizó la jugada más espectacular del partido luego de un cabezazo de Alejandro Arribas, era un gol cantado que el cancerbero logró detener con su mano derecha para mantener el marcador 0-0 en la primera parte.

En el complemento del partido, ninguno de los dos equipos tuvo la claridad ni contundencia para abrir el marcador en un compromiso que vino de más a menos. Los locales fueron los que estuvieron más cerca de tomar la ventaja pero no pudieron definir frente a la puerta de los dirigidos por Robert Dante Siboldi. Fue en los minutos finales del cotejo cuando Pumas encontró otras dos opciones de peligro mediante un cabezazo de Felipe Mora y posteriormente un tiro libre que pasó por arriba del travesaño.

Los visitantes estuvieron a punto de llevarse la victoria a 5 minutos del final cuando Cristian Menéndez aprovechó un error en la zaga defensiva de Pumas. El “Polaco” interceptó el balón, lo adelantó y disparó de zurda ante la salida de Alfredo Saldívar, pero el “Pollo” detuvo el disparo recostando a su lado izquierdo. Esa acción fue la última jugada de peligro del debut de ambos equipos en el torneo, mismo que terminó al minuto 93′ entre abucheos de la afición presente en el estadio.

Los partidos pasan en la casa de los auziazules y la victoria como local sigue sin llegar en la fase regular del campeonato, la última ocasión que los felinos consiguieron el triunfo como locales fue en la Jornada 9 del Apertura 2018 con un abultado marcador de 4-2 frente a Lobos BUAP y, desde entonces, los pupilos de David Patiño han comprobado que la casa no siempre gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.